English Site
back
5 / 06

#28 ¿Debe un Ateo ser Omnisciente? Revisitada

May 26, 2013
P

Acabo de leer su respuesta a la pregunta "¿Debe el Ateo Ser Omnisciente?". Aunque estoy de acuerdo con algunas de sus conclusiones, otras tenían poco sentido y como un ateo con un interés en la religión (como un observador, por supuesto) me gustaría hacer algunas preguntas de seguimiento.

En primer lugar, tenemos que hacer una distinción entre el ateísmo fuerte y el débil. El ateísmo fuerte dice que no hay dios. Lógicamente esta posición, como usted señala, es insostenible. Sin embargo, el ateísmo débil afirma que es poco probable que dios exista y por lo tanto no tiene sentido adorarle. La Apuesta de Pascal, por supuesto, dice lo contrario, pero no toma en cuenta la pura diversidad de los diferentes dioses y por lo tanto resulta probando al ateísmo como la idea más sensata.

Así que vamos a la carga de la prueba. Como ateo débil, yo afirmo que la carga de la prueba recae sobre usted ya que no puedo probar un negativo. Usted rara vez proporciona un ejemplo de esto cuando afirma que "“ninguno de los microbios en la tierra tiene cerebro". Usted, por supuesto, tiene razón pero no puede probarlo. Para probarlo, usted tendría que reunir y examinar cada uno de los microbios en la tierra. Y nunca sabría si a usted le falto uno. Usted es el ateo en este caso, al afirmar un punto negativo. Como el teísta en este caso, yo podría probar que usted está equivocado al encontrar y mostrarle un microbio con cerebro. El que yo no pueda hacerlo debilita mi posición y le añade credibilidad a la suya.

De la misma manera, usted continúa diciendo que "Ningún Senador de los Estados Unidos es musulmán." De nuevo hace una afirma negativa. Todo lo que tengo que hacer como el "teísta" en este caso es encontrar un solo senador de los Estados Unidos que siga el Islam. Por supuesto, en este caso, no hay ninguno y esto fortalece su posición y debilita la mía.

Ahora bien, permítame tomar la posición de ateo y usted la del teísta. Yo afirmo que es "casi cierto de que no hay dios", estoy afirmando algo negativo. Todo lo que usted tiene que hacer para negar y debilitar mi posición es mostrarme un dios. Cualquier dios funcionará, no tiene qué ser el dios cristiano. Thor o Anubis funcionarían muy bien.

El fracaso del cristianismo en particular (yo soy de un país nominalmente cristiano, el Reino Unido) y de la religión en general para probar de que estoy equivocado, a pesar de todas mis búsquedas debilita su caso.

Cuando buscamos una prueba de Dios en las Escrituras, encuentro barbarie, contradicciones y francamente errores. La apologética intenta reconciliar esto con la fe, pero en última instancia, hay una manera más fácil de explicarla. La Biblia no está divinamente inspirada, Dios no guió a los israelitas. Los milagros no ocurren (a menos que usted defina un milagro como una enorme coincidencia o suerte) y no hay dios. Esa es una afirmación negativa, de modo que todo lo que usted necesita hacer para refutarla o desmentirla es proporcionar evidencia de alguna de las cosas que se niegan aquí.

Muchos ateos y, especialmente, la mayoría de los nuevos grupos de ateos simplemente no ven ninguna razón para creer en dios. Se nos ha dado las herramientas de la razón, mentes inquisitivas y una buena educación y juzgamos la religión como juzgamos todas las otras cosas. Simplemente no nos convencen.

Así que vamos a mi pregunta (por fin). Como ateo, yo afirmo que dios y el dios que usted tiene, en particular, no existe. ¿Qué prueba, evidencia o argumento puede usted proporcionar para convencerme de lo contrario?

Oliver

  • United States

Respuesta de Dr. Craig


R [

Me alegro que usted haya escrito, Oliver, y aprecio el espíritu de su carta. Vamos a pensar juntos sobre esto y a ver si no podemos llegar a algún acuerdo por lo menos en los asuntos preliminares antes de discutir los argumentos a favor y en contra de la existencia de Dios. (Sugiero que los lectores primero le echen un vistazo a mi respuesta a la pregunta de Annissa titulada "¿Debe el Ateo Ser Omnisciente?”localizada en el Archivo de Preguntas como trasfondo para este intercambio).

Ahora bien, desde el comienzo, necesitamos pensar acerca de esta distinción que usted desea trazar entre el ateísmo fuerte y el débil. Permítanme sugerir que aunque hay una distinción que se debe hacer aquí, usted ha trazado la línea de distinción en el lugar equivocado. Como visión, no hay dicha cosa como el ateísmo fuerte o el débil. El ateísmo es simplemente la visión de que

1. No hay Dios.

Esa afirmación es verdadera o es falsa. No hay término medio. Si usted no cree que (1) es verdadera, entonces usted no es, por definición, un ateo.

La distinción que usted quiere trazar entra cuando consideramos la justificación para (1). Algunos ateos afirman tener bases muy poderosas para pensar que (1) es verdadera. Podríamos decir que el ateísmo de ellos es fuerte. Otros ateos dirían que tienen bases adecuadas, pero no decisiva para que (1) sea verdadera. Algunos podrían decir que tienen pocas o incluso ninguna base para (1) pero lo creen de todos modos, tal vez por razones emocionales. A todos ellos les podríamos clasificar como personas que sostienen un ateísmo débil.

Ahora observe que lo que es fuerte o débil aquí no es (1) en sí, ya que todos los ateos consideran esa declaración como verdadera, más bien lo que es fuerte o débil es el caso que ellos ofrecen en apoyo de (1): algunos afirman que la evidencia para (1) es abrumadora, mientras que otros son más modestos en su evaluación del caso para (1). Lo que es importante aquí es que la fortaleza o debilidad tiene que ver, no con la afirmación, sino con la justificación que se ofrece en nombre de esa afirmación.

Confío en que podemos estar de acuerdo en esos puntos. Lo que he dicho hasta ahora no debería ser una controversia.

Así que la pregunta ahora es, ¿qué tan fuerte cree usted que es el caso a favor del ateísmo? En mi respuesta a Annissa, expresé mi asombro a la estrategia argumentativa que adoptan muchos ateos populares hoy en día (usted no encuentra a profesionales filósofos ateos argumentando de esta manera, lo cual debería decirle algo) que dicen que debido a que (1) es un enunciado negativo universal, en primer lugar, no puede ser probado, y, en segundo lugar, el ateo por lo tanto está excusado de dar alguna justificación para su creencia en (1). Como mostré en mi respuesta a Annissa, la primera afirmación es demostradamente falsa. Hay un montón de maneras de probar una declaración negativa cuantificada universalmente, por ejemplo, podemos mostrar que el concepto en discusión implica una contradicción lógica. Muchos ateos en el pasado han tratado de demostrar que el concepto de Dios es lógicamente incoherente ("¿Puede Dios hacer una piedra tan pesada que Él no pueda levantar?"), de donde se deduciría que Dios no existe.

Creo que una gran parte de sus reservas acerca de mi respuesta se debe a que ha tomado la palabra "probar" en el sentido de una prueba matemática. Ese sentido de "probar" no es muy interesante, ya que en ese sentido fuerte, de hecho podemos probar muy poco. Sin embargo, podemos probar cosas en el sentido de "probar" como esa palabra se usa en la ciencia o en la corte de ley. Algunos de mis ejemplos para justificar un enunciado negativo universal sirvieron de pruebas en este sentido más modesto (aunque en el caso de demostrar una incoherencia lógica, uno tendrá una prueba de tipo matemático).

Ahora bien, en cuanto a la segunda afirmación del ateo, de que está libre o excusado de dar alguna justificación para su creencia en (1), eso obviamente no se deduce del que (1) no se pueda probar. Si el ateo sigue creyendo en (1) sin ninguna justificación, entonces él simplemente "la toma por fe" y es tan irracional como las personas que creen en el teísmo sólo por fe. ¿Se puede usted imaginar en cualquier otro campo de investigación que alguien esté tratando de salirse con la suya diciendo que debido a que su posición es injustificable, él está por lo tanto exento de proporcionar alguna evidencia a favor de eso? Si una persona no tiene justificación para (1), como peor, él o ella debería ser un agnóstico, alguien que dice: "No sé si (1) es verdadera o no."

Así que cuando usted dice: "Como ateo débil, yo afirmo que la carga de la prueba recae sobre usted ya que no puedo probar un negativo", usted está esquivando su parte de la carga de la prueba. (1) es una afirmación de conocimiento y por lo tanto requiere una justificación. Ahora creo que usted, como un ateo débil, estaría preparado para ofrecer algún tipo de caso como justificación para (1). Usted seguramente tiene algunas buenas razones, pero las razones no son decisivas, para (1). Eso está bien, me gustaría escucharlas. Yo mismo defiendo lo que usted llamaría un teísmo débil: no puedo ofrecer prueba matemática de la existencia de Dios, pero creo que la evidencia de la existencia de Dios hace que la negación de (1) sea más probable que no.

¡Ahora, cuando usted afirma (como Richard Dawkins) es "casi cierto de que no hay dios", considero eso como una afirmación enormemente fuerte! Usted está diciendo que la premisa (1) es "casi cierta". Usted debe tener un caso extraordinariamente fuerte para justificar tal afirmación. De hecho, eso es un ateísmo muy fuerte y me gustaría escuchar el caso a su favor. (A menos que usted piense que Dawkins lo proporciona, “El Argumento de Richard Dawkins a favor del Ateísmo” en los Archivos de Preguntas y Respuestas de esta página Web.

Usted tiene razón que sólo tengo que mostrar que Dios existe para demostrar que su afirmación es falsa. Pero si fracaso en ofrecer ese caso, ¿muestra eso que su afirmación es verdadera? ¡Obviamente no! Hasta que usted presente su caso, nuestro amigo agnóstico todavía se quedará suspendido en duda, sin saber si (1) es verdadera o falsa. Pensadores ateos sofisticados reconocen este punto. Por ejemplo, Austin Dacey y Lewis Vaughan escriben,

¿Qué pasaría si estos argumentos que pretenden establecer la existencia de Dios son un fracaso? . . . ¿Debemos entonces concluir que Dios no existe? No. La falta de motivos o evidencia para apoyar una proposición no muestra que la proposición sea falsa (The Case for Humanism (El Caso para el Humanismo), 2003, p. 162).

Como digo, no hay nada particularmente controversial acerca de esto. Deberíamos poder ponernos de acuerdo en que cualquier persona que hace una afirmación de conocimiento necesita tener alguna justificación adecuada de esa afirmación. Ateos de niveles populares no pueden, en buena conciencia, seguir eludiendo su parte de la carga de la prueba, en especial cuando hacen afirmaciones tan extraordinariamente fuertes como que es casi seguro que Dios no existe.

En cuanto a sus objeciones específicas a "una prueba de Dios en las Escrituras," yo mismo no podría ofrecer este tipo de prueba. Como no estoy interesado en mostrar que la Biblia es divinamente inspirada, mi caso no se ve afectado por la "barbarie, contradicciones y francamente errores" que usted encuentra allí. Mi caso se sostiene aún si tratamos a los documentos bíblicos como meramente archivos y reflexiones humanas falibles sobre diversos temas, como la vida de Jesús. Pero si usted lee los Cuatro Evangelios de la vida de Jesús contenidos en el Nuevo Testamento como documentos históricos ordinarios, creo que encontrará, como lo hice yo cuando los leí por primera vez como un no creyente, que Jesús de Nazaret es una de las figuras más atractiva—brillante, compasiva y auténtica con la que usted se habrá encontrado. Como una persona no cristiana, yo también tenía problemas con ciertas partes de la Biblia (como el nacimiento virginal), pero en lo que se refería a Jesús, sabía que “no podía tirar al bebé juntamente con el agua de la bañera.” Finalmente decidí agrupar los problemas como no esenciales a la verdad de las afirmaciones centrales del cristianismo y poner mi confianza en él como mi Señor y Salvador.

Usted observa que "Muchos ateos y, especialmente, la mayoría de los nuevos grupos de ateos simplemente no ven ninguna razón para creer en dios." ¡Verdad! Y por lo tanto, ellos o trivializan el ateísmo al redefinir lo que significa simplemente la ausencia de la creencia en Dios (lo cual lo hace que sea más que un estado psicológico indistinguible del agnosticismo) o de otra manera lo trivializan al decir que la ausencia de evidencia para Dios es de alguna manera evidencia de que Dios no existe (lo cual, como observan Dacey y Vaughn, es un razonamiento erróneo). Lo que ellos no ofrecen es un argumento cuidadoso y razonado en apoyo de su visión.

Le estoy diciendo la verdad, Oliver: en la primera parte del siglo XX, los pensadores libres pudieron haber podido afirmar justificadamente la instancia intelectual suprema en relación con los teístas. Sin embargo, desde la década del 1960, ese ya no ha sido el caso. Se ha producido una revolución en la filosofía angloamericana que ha transformado el rostro de nuestra disciplina. Hoy en día muchos de los mejores filósofos de las universidades más prestigiosas de Gran Bretaña y de los Estados Unidos son voceros cristianos. Cuando leo las obras de los llamados "Nuevos Ateos", me parecen inmaduros en su ingenuidad y desesperadamente ignorantes de los asuntos en los debates innovadores actuales.

La afirmación en los labios de los Nuevos Ateos de hoy, “Se nos ha dado herramientas de la razón, mentes inquisitivas y una buena educación y juzgamos la religión como juzgamos todas las otras cosas” ahora parece ser una postura vacía. Si esta afirmación es realmente verdadera, entonces cuando usted dice: "Como ateo, yo afirmo que dios y el dios que usted tiene, en particular, no existe,"es mejor que usted esté preparado para responder cuando yo pregunte: "¿En serio? ¿Qué prueba, evidencia o argumento puede usted proporcionar para convencerme? "

Para llegar, con detalle, a su pregunta acerca del caso que yo presentaría de parte del teísmo, usted lo encontrará en esta página Web en mis artículos sobre la existencia de Dios y en algunos de las transcripciones de los debates. Un libro excelente para leer sería mi libro y de Walter Sinnott-Armstrong con Oxford University Press titulado “God?: A Debate between a Christian and an Atheist” (¿Dios?: Un debate entre un Cristiano y un Ateo) publicado en el 2003. Esto le permitirá ver los dos lados siendo presentados y decidir por usted mismo a donde señala la evidencia.

- William Lane Craig