English Site
back
5 / 06

#668 ¿Debería sorprenderse un charco de su existencia? ¿o deberíamos sorprendernos nosotros?

February 05, 2021
P

Recientemente, me encontré con argumentos hechos por ateos que dicen que el universo no tiene un ajuste fino para la vida, pero la vida está finamente ajustada para el universo; ellos  describen esto en la analogía del “charco” (lo cual estoy seguro de que usted lo sabe). Busqué en su sitio web algo que abordara este argumento, pero tal vez hice un mal trabajo en la búsqueda. ¿Podría usted ofrecer su refutación a esto o indicar un lugar en su sitio web donde usted hable de ello, ya que este argumento me ha venido molestando y no sé cómo manejar eso? Muchas gracias por todo su trabajo y su atención.

Simon

Estados Unidos

United States

Respuesta de Dr. Craig


R

De la manera que está formulada, la objeción incorpora numerosas confusiones. En primer lugar, al afirmar que "el universo no tiene un ajuste fino para la vida", el objetor parece malentender el término "ajuste fino". Es un término técnico para las constantes y cantidades fundamentales, de modo que la naturaleza encaja en una gama muy estrecha que permite la vida. El objetor, sin embargo, parece tomar el término como si significara "diseñado". Él quiere decir que, así como el hoyo o agujero en el que existe el charco no está diseñado para el charco, el universo no está diseñado para nosotros y, por lo tanto, no tiene un ajuste fino. Eso está totalmente equivocado.  El término "ajuste fino" es un término neutral que no dice nada sobre la explicación del ajuste fino observado. De lo contrario, los intentos de explicar el ajuste fino del universo por casualidad o necesidad serían contradictorios en sí mismos. El hecho de que el universo esté bien ajustado para agentes corpóreos y conscientes está bien establecido en la física y, por lo tanto, es algo difícilmente disputable. La pregunta es cuál es la mejor manera de explicar el ajuste fino: ¿la necesidad, el azar o el diseño?

La subsecuente afirmación de que “la vida está finamente ajustada para el universo” es ininteligible para mí. El objetor no puede querer decir "diseñado", por lo que no subvierte su objeción. Pero entonces, ¿está él diciendo que, para que exista el universo, los parámetros de la vida deben caer dentro de una gama estrecha que permite la vida? Esto no tiene ningún sentido. Sospecho que la declaración del objetor es solo un eslogan pegajoso pero sin sentido.

La razón por la que no pudiste encontrar nada sobre la analogía del charco no es porque hiciste “un mal trabajo en la búsqueda", sino porque no reconoces que es una vieja objeción con una nueva fachada atractiva. La analogía del charco es simplemente nuestro viejo amigo “el Principio Antrópico”, una vez más. Una persona recurre a un efecto de autoselección para eliminar la sorpresa ante lo que se observa, por improbable que sea. El charco antropomorfizado puede sorprenderse por su existencia solo si el hoyo o agujero existe. Por lo tanto, no debería sorprenderse de que el agujero y ella encajen tan bien. Si el agujero no estuviera ahí, el charco no existiría para sorprenderse sobre su existencia.

Hay múltiples fallas en la analogía. Por ejemplo, la analogía sugiere que estamos tratando de explicar por qué este universo (existe este charco).[1] Pero no lo estamos. Estamos tratando de explicar por qué existe un universo propicio para la vida. La analogía sería preguntar por qué existe el charco. Los charcos pueden ser de cualquier forma o tamaño, por lo que no hay que explicar el ajuste fino de los charcos. La analogía se desmorona.

Además, los defensores del Principio Antrópico reconocen que el principio puede emplearse legítimamente solo juntamente con la Hipótesis del Conjunto de Mundos (o multiverso). El objeto puede presuponer tácitamente el multiverso, ya que, obviamente, existe una multitud de charcos, que aparecen en diferentes formas y tamaños. Ahora, sin embargo, el objetor ha lanzado su barco a las profundidades metafísicas y tendrá que defender su hipótesis del Conjunto de Mundos contra las objeciones.

Por último, y lo más importante, el supuesto efecto de la autoselección de los agentes corpóreos es en vano. Como explicó Robin Collins, no hay buena razón para pensar que solo los universos finamente ajustados tienen observadores en ellos. Este es el punto del problema del cerebro de Boltzmann. Los mundos que consisten en un solo observador con una percepción ilusoria de un mundo externo a su alrededor son físicamente posibles. Entonces, ¿cómo prueba el objetor que no estamos en un mundo del Cerebro de Boltzmann? Como no tiene forma de hacerlo, su afirmación de que nosotros, como el charco, solo podemos observar mundos con un ajuste fino para nuestra existencia, no tiene éxito y, con ello, su objeción al argumento a favor del diseño.


[1] La objeción también parece suponer que la forma y el tamaño del charco son esenciales para su existencia, lo que suena falso.

- William Lane Craig