English Site
back
5 / 06

#667 ¿Es el cristianismo demasiado severo?

February 05, 2021
P

Hola, Dr. Craig.

Es un honor y un privilegio escribirle; usted es uno de mis eruditos, polemistas y conferencistas favoritos. Soy agnóstico, pero para que quede claro, creo en un dios omnisciente y omnipotente, pero no sé qué religión tiene la mejor descripción del carácter de ese dios. Sin embargo, elegí investigar el concepto de dios primero en la fe cristiana. Mientras hay aspectos de la descripción cristiana de dios que tienen sentido, hay algunas cosas que me dificultan tomar la decisión de convertirme en cristiano.

En primer lugar, está la creencia de que solo aquellos que aceptan a Jesús pueden ir al cielo. Creo que esta creencia es uno de los mandatos más severos de la religión cristiana. ¿Cómo es que un dios todo-amoroso y omnipotente no puede ver cómo las complejidades de la existencia humana impedirían que alguien llegue a conocer a Jesús, y mucho menos a aceptarlo? Hay seres humanos que nunca han abandonado sus pueblos y no saben nada sobre la fe cristiana, y no tienen la culpa de esto, ya que no tienen control de dónde nacieron ni de la cultura de su lugar natal. Incluso si alguien ha escuchado de Jesús, ¿cómo es que un dios omnisciente no ve que si una persona nace en una cultura con una religión que su sociedad ha venido practicando durante generaciones, espera que esa persona (o personas) abandone esa religión y simplemente adopte una nueva? Ciertamente, un dios omnisciente e inteligente podría ver cuán difícil sería esto para el ser humano común. Dios también sabe que Él creó a los humanos imperfectos y no omniscientes. Digo esto para mencionar que dios sabe que los humanos cometerán errores. ¿Por qué no se aplicaría esto también a las religiones?, ¿cómo podría un dios omni-benevolente no ser empático con un ser humano que exploró la historia de Jesús, pero cometió el error de no creer en ella o de elegir otra religión?, ¿cómo puede un dios perfecto crear deliberadamente humanos imperfectos, colocándolos deliberadamente en diferentes entornos, deliberadamente en diferentes culturas, y aún así esperar que tomen la decisión perfecta de aceptar a Jesús para la salvación? Para mí, eso no tiene sentido.

Gracias,

Andrew

Estados Unidos

United States

Respuesta de Dr. Craig


R

Me alegra mucho saber que estás considerando la fe cristiana, Andrew. Estoy seguro de que, de todas las religiones del mundo, verás que no hay ninguna que presente un concepto de Dios tan exaltado y ennoblecedor como lo hace la fe cristiana.

¿Qué podemos decir de la doctrina de que “solo aquellos que aceptan a Jesús pueden ir al cielo”? Te podría sorprender saber que eso no es lo que afirma la fe cristiana. Todos los cristianos están de acuerdo en que los personajes del Antiguo Testamento, como Abraham y Moisés, que vivieron antes del tiempo de Jesús, encontraron perdón y salvación, aunque nunca habían oído hablar de Cristo y mucho creído en él. Como he explicado en mis obras sobre el particularismo cristiano, los cristianos creen que la salvación está disponible solo sobre la base de la muerte expiatoria de Cristo por nuestros pecados, pero la salvación puede estar accesible sin el conocimiento de la muerte expiatoria de Cristo por nuestros pecados. Es como descubrir de repente que eres el beneficiario del testamento de un tío rico del que nunca habías oído hablar. Los creyentes en el Antiguo Testamento respondieron adecuadamente, con fe, a la revelación que Dios les había dado y, por lo tanto, son beneficiarios de la muerte expiatoria de Cristo. No solo eso, sino que también es intrigante que hay personajes en el Antiguo Testamento, a veces llamados "los santos paganos del Antiguo Testamento", que ni siquiera eran miembros del antiguo pacto de Dios con el pueblo judío, pero quienes claramente tenían una relación salvífica con el Dios de Israel, personas como Job y Melquisedec.

Por lo tanto, las personas pueden ir al cielo sin poner su fe en Jesús, aunque no pueden llegar [allá] sin Jesús. Bueno, aquí está la pregunta: ¿podría haber personas como Job y Melquisedec hoy en día quienes, sin tener la culpa, nunca han escuchado hablar de Cristo, pero responden adecuadamente a la revelación, especialmente en la naturaleza y en la conciencia, que Dios les dio? No veo por qué no. A medida que las buenas nuevas del evangelio se difundieron desde la Palestina del primer siglo, las personas que se encuentran en regiones del mundo que aún no han sido alcanzadas son, efectivamente, como las personas que vivieron antes de la época de Cristo. De esa manera, Dios los juzgará en basa a su respuesta a la luz de lo que tienen. Pueden ser salvados en sus religiones nativas, pero no a través o en base a sus religiones nativas.

Aún más radical es mi sugerencia de que es posible, así como plausible, que Dios, dada Su voluntad salvífica universal (2 Pedro 3:9; 1 Timoteo 2:4), haya ordenado providencialmente al mundo de tal manera que llevaría el evangelio a cualquiera que Él sabe que iría a aceptarlo si lo escuchara. Aquellos que nunca escuchan el evangelio y no se salvan no lo habrían aceptado ni se hubieran salvado, incluso si lo hubieran escuchado. Por lo tanto, cualquier persona que quiera o incluso que quisiera ser salvo será salvo. Nuestro destino está verdaderamente en nuestras manos.

Sin embargo, preguntas sobre aquellas personas que, a través de la influencia de sus culturas, no creen en Jesús cuando (y si) escuchan el mensaje del evangelio. Creo que subestimas, Andrés, el poder del Espíritu Santo para vencer tal resistencia y llevar a una persona a un punto de decisión genuinamente libre; pero de todos modos está bien.

Ya he sugerido que Dios ordenó el mundo de manera tan providencial que cualquiera que rechace el evangelio en sus circunstancias actuales no creería en el evangelio, incluso si hubiera nacido en circunstancias más favorables. Aunque mencionas que Dios es "omnisciente e inteligente", no creo que entiendas realmente lo que esto implica. Un Dios omnisciente conoce todas "las complejidades de la existencia humana"; de hecho, estas complejidades prácticamente infinitas están bajo Su control providencial. Estás pensando en un Dios que pone a las personas en un mundo que no fue diseñado por Él mismo, en lugar de un Dios que ordena providencialmente el mundo de tal manera que se maximice la salvación humana. Dios sabe en qué circunstancias colocar a las personas, con miras a su salvación.

Mira lo que el apóstol Pablo dijo al respecto:

El Dios que hizo el mundo y todo lo que en él hay, puesto que es Señor del cielo y de la tierra, no mora en templos hechos por manos de hombres, ni es servido por manos humanas, como si necesitara de algo, puesto que Él da a todos vida y aliento y todas las cosas; y de uno hizo todas las naciones del mundo para que habitaran sobre toda la faz de la tierra, habiendo determinado sus tiempos señalados y los límites de su habitación, para que buscaran a Dios, si de alguna manera, palpando, le hallen, aunque no está lejos de ninguno de nosotros; porque en Él vivimos, nos movemos y existimos, así como algunos de vuestros mismos poetas han dicho: Porque también nosotros somos linaje suyo. (Hechos 17:24-28, LBLA)

En la mente de Pablo, los tiempos y lugares en la historia en los cuales viven las personas no son el resultado de un accidente, sino más bien la planificación de Dios mismo, con el objetivo de que encuentren la salvación. Dios pone a las personas en diferentes circunstancias, como Él elige, y luego, a través de Su Espíritu Santo, les proporciona gracia (como regalo) para que sean atraídas libremente hacia Él. Por lo tanto, nadie se perderá por mero accidente histórico o geográfico.

- William Lane Craig