English Site
back
5 / 06

#666 Creencia basada en el testimonio del Espíritu

February 23, 2020
P

Estimado Dr. Craig,

Desde cuando mi piadosa madre cristiana supo que yo, hace mucho tiempo atrás, abandoné el cristianismo en una renuncia inflamada que me convirtió, desde el inicio, en un atea nihilista y mezquina, luego en una humilde agnóstica y, finalmente, años después, una panteísta spinozista llena de confianza, lo cual todavía soy. Mi mamá y yo nunca discutimos de religión.

Recientemente, sin embargo, entramos en un debate muy intenso sobre el cristianismo. Al final, después de muchas discusiones de ambos lados, con lágrimas en los ojos, ella afirmó saber que el cristianismo es verdadero debido al testimonio del Espíritu Santo en su corazón. Aún así, cuando la desafié pidiéndole que me dijera con exactitud qué evidencia convincente ella tiene que la hace sentir su experiencia de experimentar el testimonio interno del Espíritu Santo más allá de una emoción meramente intensa, ella tartamudeó buscando palabras y no pudo decir nada.

Por eso, le estoy preguntando a usted. ¿Cuál evidencia convincente usted tiene de lo que usted experimenta como el testimonio interno del Espíritu Santo es algo más que una emoción meramente intensa generada por alguna causa externa natural o alguna causa natural interna, tal vez simplemente por su deseo de que cristianismo sea verdadero? Después de todo, muchos religiosos creen que tienen intensas confirmaciones emocionales de sus religiones. ¿Qué hace que la experiencia cristiana del Espíritu Santo sea tan especial? Si usted cita la Biblia, me temo que no ayudará mucho a su argumento. Pues el hecho de que su libro sagrado describe el testimonio interno del Espíritu Santo no es, en sí mismo, una evidencia convincente de que lo que usted experimenta y lo que mi madre experimenta, es algo más que una emoción meramente intensa, causada naturalmente. ¿Por qué? Porque según usted, ya es el fundamento de su conocimiento de la existencia del Espíritu Santo; por lo tanto, argumentar que su testimonio interno del Espíritu Santo es una evidencia convincente de la verdad del cristianismo es argumentar en círculo. O así me parece a mí.

Atentamente,

Alice

Estados Unidos

United States

Respuesta de Dr. Craig


R

¡Por lo regular no se me pide que me meta a resolver disputas de familias! Pero en este caso, el asunto trata con algo filosófico; por eso, creo que aceptaré involucrarme.

Alice, me parece que estás confundiendo la afirmación de tu madre de que la creencia en el teísmo cristiano es una creencia propiamente básica basada en el testimonio del Espíritu Santo, con la oferta de ella de un argumento a favor del teísmo cristiano basado en la experiencia religiosa.  Si ella estuviera haciendo lo último, tu objeción sería relevante; sin embargo, no es relevante para alguien que afirma saber que Dios existe de una manera propiamente básica.

Ahora bien, tu madre, de hecho, está ofreciendo un argumento; pero es un argumento no a favor del teísmo cristiano, sino a favor de la afirmación de que la creencia cristiana puede ser racional y justificada, incluso en ausencia de argumentos y evidencias. Los filósofos llaman a tales creencias "creencias propiamente básicas". No se basan en ninguna otra creencia; más bien, son parte del fundamento o base del sistema de creencias de alguien. Otras creencias propiamente básicas serían, por ejemplo, la creencia en la realidad del pasado, la existencia del mundo externo y la presencia de otras mentes como la nuestra.

Cuando lo piensas bien, ninguna de esas creencias puede ser probada. ¿Cómo podrías probar que el mundo no fue creado hace cinco minutos con apariencias integradas de edad como comida en nuestros estómagos de desayunos que nunca nos comimos y como rastros de memoria en nuestros cerebros de acontecimientos que realmente nunca experimentamos? ¿Cómo podrías probar que no eres un cerebro en una cubeta de productos químicos siendo estimulado con electrodos por un científico loco para hacerte creer que eres una mujer con un cuerpo involucrada en relaciones con otras personas? ¿Cómo podrías probar que otras personas no son realmente androides que muestran todo el comportamiento externo de las personas con mentes, cuando en realidad no tienen almas, como entidades semejantes a los robots?

Aunque esos tipos de creencias son básicas para nosotros, eso no significa que sean arbitrarias. Más bien, están basadas en el sentido de que están formadas en el contexto de ciertas experiencias. En el contexto experimental de ver, sentir y escuchar cosas, yo naturalmente formo la creencia de que hay ciertos objetos físicos que estoy sintiendo. Por lo tanto, mis creencias básicas no son arbitrarias, sino que están propiamente fundamentadas en la experiencia. Puede que no haya manera de probar tales creencias y, sin embargo, es perfectamente racional sostenerlas. ¡De hecho, tendrías que estar loca para pensar que el mundo fue creado hace cinco minutos o para creer que eres un cerebro en una cubeta!  Por lo tanto, tales creencias no son simplemente básicas, sino propiamente básicas, fundamentadas en nuestra experiencia de Dios. Así es como las personas en la Biblia conocían a Dios. Como explicó el profesor John Hick:

Dios les fue conocido a ellos como una voluntad dinámica que interactuaba con la voluntad propia de ellos—una pura y simple realidad dada, tan inescapable para ser tomada en cuenta como una tormenta destructible y la luz de sol que da vida [...] Ellos no pensaban de Dios como una entidad inferida, sino como una realidad experimentada. Para ellos, Dios no era […] una idea adoptada por la mente, sino una realidad experimental que le daba significado a sus vidas.[1]

A falta de algún derrotador para esa experiencia, el cristiano es perfectamente racional en aceptar la creencia en Dios de una manera propiamente básica. Tu mamá no tiene la obligación racional de demostrarte que su experiencia es verídica, como tampoco debes demostrarle al escéptico que tu creencia en el mundo externo es verídica. Depende de ti (así como es responsabilidad del escéptico) de demostrar que la experiencia de tu madre es puramente emocional o ilusoria.

Así es como formularía el argumento de tu madre:

1. Las creencias que están propiamente fundamentadas podrían ser racionalmente aceptadas como creencias básicas que no están fundamentadas en un argumento.

2. La creencia que el Dios de la Biblia existe está propiamente fundamentada en el testimonio del Espíritu Santo.

3. Por lo tanto, la creencia que el Dios de la Biblia existe podría ser racionalmente aceptada como una creencia [propiamente] básica que no está fundamentada en un argumento.

Tú no podrías aceptar la premisa (2), pero no tienes el testimonio del Espíritu Santo que tu madre afirma tener. Tu falta de tal experiencia no hace nada para derrotar la experiencia que ella alega tener.

Te animo a ver la película "Contacto". El punto culminante de la película ocurre cuando la heroína escéptica representada por Jodie Foster tiene una experiencia abrumadora que le revela el profundo sentido del cosmos. "¡Nunca lo supe!", exclamó ella. "¡Nunca lo supe!" No tenía manera de demostrar a sus colegas que lo que lo que había experimentado era real; aun así, ella sabía que lo era. Ella tenía una creencia propiamente básica, fundamentada en la experiencia, aunque se sentía perdida tratando de demostrar la veracidad de esa experiencia a las personas que no la habían experimentado. Eso es similar a la situación de tu mamá.

Un giro interesante de la película es que, después, surgen algunas evidencias de que su experiencia era genuina después de todo. Eso es análogo a las evidencias cristianas, como evidencias históricas a favor de Jesús y su resurrección. La evidencia puede confirmar lo que se conoce de manera propiamente básica.

Por último, me pregunto, Alice, si has reflexionado sobre la ironía de que tu madre fácilmente podría haberte dado una dosis de tu propia medicina y ha exigido saber la evidencia del panteísmo spinoziano. ¿Por qué eso no es solo una ilusión emocional? De hecho, el panteísmo spinoziano confronta poderosos derrotadores. No solo no hay razón para pensar que el universo es necesario y eterno, mucho menos divino, sino que toda la evidencia que tenemos dice que el universo es contingente y temporalmente finito. Los diversos argumentos a favor de la existencia de Dios que he defendido son incompatibles con el panteísmo spinoziano. Por lo tanto, te encuentras, epistémicamente hablando, en una peor posición que tu mamá.


[1] John Hick, "Introduction," [Introducción] in The Existence of God, ed. Con una introducción por John Hick, Problems of Philosophy Series (New York: Macmillan Publishing Co., 1964), pp. 13-14.

 

- William Lane Craig