English Site
back
5 / 06

#456 ¿Ama Dios a los hacedores de maldad?

November 09, 2016
P

Talvez yo le estoy escribiendo al email equivocado. Yo leí y sé que el Dr. William Lane Craig no puede responder nuestras preguntas y no lo culpo. Sé que él es un hombre ocupado, pero realmente me gustaría que mi pregunta llegase a él.

Yo tengo 15 años de edad, pero ya he sido atraído a la filosofía y a la lógica por la gran capacidad que ella tiene de verificar cosas inmateriales. Por ejemplo, 1+1=2, esa es una respuesta completamente lógica y lo bueno de eso es que no hay otras posibilidades. Por supuesto, eso no se aplica a todas las conclusiones lógicas, pero sí de deduce.

Yo comprendí el argumento cosmológico Kalam, la teoría de la evolución, el Big Bang y varias otras teorías y argumentos tanto lógicos como científicos. Eso se debe a que yo nunca quise creer en algo que yo no pudiera comprobar 100% por mí mismo. Hasta llegué al punto en que pensé que todo era posible, ciertamente nada puede ser 100% comprobado. Sin embargo, en aquel momento, la matemática vino y me explicó muchas cosas. Como mencioné anteriormente, 1+1=2, este es un ejemplo de respuesta absoluta. En otras palabras, es 100% comprobado. De ahí comencé a pensar sobre varios escenarios diferentes de la vida real. A partir de toda esta información, pensé sobre el ambiente a mi alrededor y llegué a un sistema de pensamiento el cual siempre sigo.

Me disculpa por la larga introducción, pero yendo directo a mi pregunta:

Comprobar lógicamente que Dios es todopoderoso es lógico y simple, lo mismo sobre Dios siendo omnisciente. Sin embargo, encontré un problema comprobando que Dios es todo-amoroso, pues eso no se deduce de forma directa. La idea de un Dios amoroso es comprensible, pero el problema es con un Dios todo-amoroso. Dios es todo inteligente y, por lo tanto, es justo. Ser justo significa que él es justo con los humanos, por eso él amará a personas y repudiará a [otras] personas. Sin embargo, aquellas personas a quienes él repudia los repudia con un tipo de amor diferente. Como Dios ama a su creación, él ama a todas las personas, ya seas tú un pecador o no. No obstante, para que Dios sea justo, él debe tener un concepto diferente de amor por aquellas personas que crean en él y sigan su mensaje.

Mi punto es, mientras veo muchos de los puntos de Dr. Craig contra el islam (a propósito, estoy realmente impresionado con el trabajo del Dr. Craig. De hecho, yo lo respeto y aprecio su trabajo y su forma de llegar al conocimiento a través de la lógica). Yo descubrí que el concepto de los musulmanes sobre Dios es de que él no es todo-amoroso y, por lo tanto, está más distante que el Dios omni-benevolente. Veo que el islam ha sido un poco mal comprendido.

En árabe existen más de 10 palabras diferentes para amor. Sí, el Corán dice que Dios no ama a los trasgresores, etc., pero él usa una de las 10 palabras diferentes en árabe para amor. Hay otras palabras que han sido usadas para representar el amor de Dios por su creación, las cuales aparecen en el mismo comienzo del Corán. “En nombre de Alá, el compasivo y misericordioso”. En árabe es “bismillahir rahmanir rahim”. En árabe, cuando usted entra en la profundidad de las palabras “compasivo y misericordioso”, y de su uso y su contexto, encuentra que ‘compasivo’ se ha usado para demostrar el cuidado y amor de Dios para toda su Creación. Mientras que la palabra ‘misericordioso’ ha sido usada para representar el amor y cuidado de Dios para con los que creen. En eso yo veo la justicia y es eso lo que yo espero que Dios sea. El Corán dice, y cito: “¿Acaso quien es creyente es igual que quien es trasgresor? ¡No son iguales!”– capítulo 32, versículo 18. De esto yo puedo ver justicia, la cual prácticamente perdemos en esta nueva definición de Dios, mientras deba ser la más importante de todas.

Yo realmente espero que el Dr. Craig pueda leer mi punto y decirme si eso es posible o no. Al final no estoy procurando probar que el islam o el cristianismo sea verdadero, todo lo que quiero es seguir la verdad, sea cual sea, el cristianismo, islam, etc., y estoy absolutamente seguro que el Dr. Craig es alguien que me puede aconsejar.

Muchas gracias por leer mi carta y realmente siento mucho por escribir una carta tan larga y por la posibilidad de estar enviándola a un email equivocado.

Mohammed

United States

Respuesta de Dr. Craig


R

Mohammed, estoy contento por tu búsqueda de la verdad sobre estas preguntas con una mente abierta. Es un placer poder interactuar contigo.

Como tus comentarios de apertura no están relacionados directamente con tu pregunta, los voy a saltar y luego retornaré a ellos al final de mi respuesta.

A mí me parece ser bastante simple probar que Dios, si es que existe, debe ser todo-amoroso. Dios, por definición, es el ser más grande que se pueda concebir (o el mayor ser concebible). Si hubiese algo que te puedas imaginar ser mayor que Dios, entonces eso sería Dios. Por lo tanto, los musulmanes y los cristianos están de acuerdo de que, necesariamente, Dios es el ser más grande que se pueda concebir. Ahora bien, además de ser todopoderoso, omnisciente, el ser más grande que se pueda concebir también debe ser moralmente perfecto. Eso quiere decir que Dios debe ser todo-amoroso, pues es obviamente mejor ser todo-amoroso que no serlo. Especialmente es mejor amar a otros incondicionalmente, imparcialmente y universalmente, que amar meramente de forma condicional, parcial o selectiva. ¿Qué pensarías de un padre o una madre que dijese a sus hijos, “Si ustedes se rigen por mis patrones y hacen lo que les digo, entonces (y solamente entonces) los voy a amar”? Personas que han tenido padres como esos, que no los amaron incondicionalmente, conocen las cicatrices emocionales que cargan como consecuencia de eso. Como el ser más grande que se pueda concebir, el ser más perfecto, la fuente de toda bondad y amor, el amor de Dios debe ser incondicional, imparcial y universal. Por lo tanto, Dios, como el ser perfecto debe ser todo-amoroso.

Eso es exactamente lo que dice la Biblia. La Biblia afirma:

“Dios es amor.... En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado[a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados”. (1 Juan 4:8,10).

O, nuevamente dice:

“Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. (Romanos 5:8).

Jesús enseñó sobre el amor incondicional de Dios por los pecadores. Vemos eso en la parábola del hijo pródigo y de la oveja perdida, en la práctica de sentarse a comer con los inmorales e impuros y en sus discursos como los del Sermón del Monte, donde él dijo, por ejemplo:

“Habéis oído que se dijo: “Amaras a tu projimo y odiarás a tu enemigo.” Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque Él hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de impuestos? Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis más que otros? ¿No hacen también lo mismo los gentiles? Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mateo 5.43-48).

El amor del Padre Celestial es imparcial, universal e incondicional. ¡Qué contraste cuando leemos lo que Corán tiene que decir sobre la actitud de Dios hacia los pecadores! Según el Corán, Dios no ama a los pecadores. Este hecho se enfatiza repetida y constantemente como un redoble de tambor a través de las páginas del Corán. Sólo escuche los siguientes pasajes:

"Dios no ama a los incrédulos" (III. 33)

"Dios no ama a los impíos y pecadores" (II. 277)

"Dios no ama a los malhechores" (III. 58)

"Dios no ama a los orgullosos" (IV. 37)

"Dios no ama a los transgresores" (V. 88)

"Dios no ama al hijo pródigo" (VI. 142)

"Dios no ama a los traidores" (VIII. 59)

"Dios es enemigo de los incrédulos" (II, 99)

¡Una y otra vez el Corán declara que Dios no ama a las mismas personas a quienes la Biblia dice que Dios ama tanto que envió a su Hijo a morir por ellos!

Ahora, como destacaste, hay diferentes palabras en árabe relacionadas con Alá en el Corán que aparentan expresar su amor, por ejemplo, el Corán llama a Alá "al-Rahman al-Rahim" - el Todo Misericordioso - hasta que uno se da cuenta que según el Corán, la misericordia y la compasión de Dios deben ser pagadas o merecidas. Al llamar a Dios clemente y misericordioso, lo que el Corán quiere decir es que si tú crees y haces buenas obras, entonces Dios es alguien con quien tú puedes contar para darte lo que mereces, más un bono. De este modo, el Corán promete,

Alá verá vuestras obras. (IX. 105)

Toda alma debe pagar por completo por lo que hizo. (II. 280)

Los que hayan creído y obrado bien, los que hayan hecho la azalá y dado el azaque tendrán su recompensa junto a su Señor.(II. 275)

A eso es lo que equivale la misericordia y la compasión de Alá: tú obtienes lo que te mereces, más un bono. Eso no es amor.

De acuerdo con el Corán, el amor de Dios es pues reservado sólo para los que lo merecen. Dice,

"A quienes hayan creído y obrado bien, el Compasivo les dará amor". (XIX 97).

Así que el Corán nos asegura que el amor de Dios es para aquellos que temen a Dios y para los que hacen el bien, pero Él no tiene amor por los pecadores ni por los no creyentes. De manera que en el concepto islámico, Dios no es todo amoroso. Su amor es parcial y tiene que ser merecido. El Dios de los musulmanes sólo ama a los que primero le aman a Él. Su amor no excede el amor que Jesús le exigió incluso a los recaudadores de impuestos y a los incrédulos que exhibieran.

Ahora bien, tú planteaste preguntas sobre la justicia de Dios. Los musulmanes con quienes ya he hablado se encuentran algo inconcebible la idea de que Dios pueda amar a los incrédulos y a aquellos que practican el mal, de la misma forma con que él ama a los creyentes. Me gustó la forma que dijiste “Ser justo significa que él es justo con los humanos, por eso él amará a personas y repudiará a [otras] personas”. Mira como tú no dijiste que Dios amaría (a algunas) personas y no amarías a (algunas) personas. No, Dios como un ser todo-amoroso ama a todos de igual manera. Pero a Él no le puede gustar algunas personas por sus pecados. Hay personas que a mí no me gustan, ellas pueden volverme loco, pero eso no significa que yo no las ame. El que las personas le gusten a uno no es la misma cosa que no amarlas. De hecho, ser capaz de amar a personas que sean desagradables es una forma de medir lo grande que es el amor de esa persona.

Contrario al Corán, el Dios de la Biblia ama hasta a aquellos que son Sus enemigos y que de esa forma se encuentran bajo su justicia. En el libro de Ezequiel, Dios dice:

¿Acaso me complazco yo en la muerte del impío —declara el Señor Dios— y no en que se aparte de sus caminos y viva? Diles: “Vivo yo” —declara el Señor Dios— “que no me complazco en la muerte del impío, sino en que el impío se aparte de su camino y viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos. ¿Por qué habéis de morir, oh casa de Israel?” Y tú, hijo de hombre, di a los hijos de tu pueblo: “La justicia del justo no lo salvará el día de su transgresión, y la maldad del impío no le será tropiezo el día que se aparte de su maldad; como tampoco el justo podrá vivir por su justicia el día que peque” (Ezequiel 18:23; 33:11-12).

Aquí Dios literalmente les ruega a las personas a que cambien sus malos caminos y para que Él no tenga que juzgarlas. Él ama a los incrédulos y pecadores y quiere salvarlos.

Por lo tanto, no estoy convencido de que los musulmanes puedan sostener que Dios es todo-amoroso y, consecuentemente, la grandeza de Dios, apelando a la afirmación del Corán de que Alá es todo-clemente (todo misericordioso) y todo-compasivo, ya que lo que estas declaraciones realmente quieren decir es que el amor que Alá tiene es condicional, parcial y selectivo para con aquellos que se ganan su favor. Alá no ama a los pecadores, sino que reserva su amor para aquellos que se lo ganan. De esta forma, concluyo que este concepto de Dios es moralmente defectuoso.

Por último, permítame decir algo breve sobre sus comentarios introductorios.

En primer lugar, tu deseo de nunca querer “creer en algo que yo no pudiera comprobar 100% por mí mismo” es una receta para la desesperación, la cual lo llevaría a un escepticismo sobre casi todas las cosas, algo que tanto ni se puede apoyar ni justificar. Mejor sería que tú decidieras creer solamente en aquello que tiene una buena razón para pensar que es verdadero, incluso si esas razones no fuesen 100% convincentes.

Cuando dices, “Hasta llegué al punto en que pensé que todo era posible, ciertamente nada puede ser 100% probado”, tú debes estar confundiendo la posibilidad epistémica con la posibilidad lógica amplia. Decir que algo es epistémicamente posible es decir que, hasta donde sabemos, eso pudiera ser verdadero. Dada la postura irrealista que mencionaste, como máximo, tú podrías concluir que como tú no tienes 10% de la prueba, todo es epistémicamente posible.

Pero si eso es lo que tú quieres decir, entonces la matemática no te va a rescatar. Pues, a pesar de que las verdades matemáticas son necesariamente verdaderas, no siempre podemos tener 100% de la prueba para esa verdad. Por ejemplo, la Conjetura de Goldbach (eso es: que todos los números enteros mayores de 2 es la suma de dos números primos) es o necesariamente verdadera o necesariamente falsa, pero permanece sin ser comprobada cuál de las dos respuestas está correcta. A pesar de que la Conjetura de Goldbach es epistémicamente posible, eso no implica que sea lógicamente posible.

De modo que cuando dices “1+1=2, éste es un ejemplo de respuesta absoluta. En otras palabras, es 100% comprobado”, tú estás equiparando de una manera equivocada lo absoluto con lo verificable (o comprobable). La Conjetura de Goldbach es también una respuesta absoluta, pero comprobable.

Talvez todo lo que tú quieres decir es que la verificabilidad de ciertas verdades matemáticas te ha librado de un escepticismo total. Eso está bien. Pero el punto más fundamental es que no tenemos razón para estar de acuerdo con el escéptico de que el conocimiento debería ser equiparado con 100% de verificabilidad; esa es una posición que es contraproducente y que no se puede afirmar.

- William Lane Craig