English Site
back
05 / 06

Fundamentos de la Doctrina Cristiana (Parte 1)

¿Qué es la Doctrina Cristiana y por qué hay que estudiarla?

Hoy es un día histórico porque comenzamos un nuevo plan de estudios de Defensores. Durante los próximos cuatro años, más o menos, estudiaremos juntos toda la gama de la doctrina cristiana, desde la doctrina de la revelación hasta la doctrina de las últimas cosas [Escatología]. Hoy comenzamos de nuevo. Quiero darles la bienvenida a todos ustedes que se unen a nosotros a través de la transmisión en vivo, tanto personas individuales como clases de Escuela Dominical que ahora formarán parte de nuestra familia más amplia de Defensores.

El propósito de nuestra clase de Defensores es tripartito. Quiero que recordemos cuáles son estos propósitos a medida que comenzamos de nuevo.

1. El primer y principal propósito de esta clase es entrenar a los cristianos a comprender, articular y defender las verdades cristianas básicas. Cada uno de esos verbos es importante. Esto no es sólo un discurso de abogado donde se acumulan varios verbos en una oración.

Antes de todo, queremos entrenar a los cristianos para que entiendan las verdades cristianas–para entender lo que nosotros como cristianos creemos.

En segundo lugar, queremos ayudarles a articular lo que creen para que puedan explicarlo a los demás cuando les pregunten exactamente qué es lo que, como cristiano, creen.

En tercer lugar, queremos ayudarles a defender lo que creen cuando les piden que den razón de por qué creen lo que creen.

Nuestro versículo de la clase es 1 Pedro 3:15 que dice, “Estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia” (LBLA).

Entonces, el primer y principal propósito de nuestra clase de Defensores es entrenarlos para que comprendan, articulen y defiendan lo que ustedes, como cristianos, creen.

2. También queremos extender el Evangelio a aquellos que aún no han llegado a conocer a Cristo, siempre listos para defender a cualquiera que pida una razón de nuestra esperanza. Somos una clase abierta, una clase inclusiva, y damos la bienvenida no sólo a los cristianos de varias denominaciones, sino también a los no creyentes. Los ateos, agnósticos y cualquiera que esté buscando encontrar la verdad sobre Dios y el cristianismo son bienvenidos y bienvenidos a expresar sus dudas, su escepticismo y plantear sus preguntas. Queremos extender el Evangelio a aquellos que todavía no conocen a Cristo.

3. Queremos ser una comunidad incendiaria de estímulo y cuidado mutuo. En una gran megaiglesia como Johnson Ferry Baptist, es muy fácil perderse entre la multitud. Por lo tanto, es importante tener una especie de iglesia dentro de iglesia—un grupo más pequeño donde, como dicen, todos conocen tu nombre. Podemos orar el uno por el otro, aprendemos a conocernos, podemos ayudarnos mutuamente cuando nos enfrentamos a tiempos difíciles. Como digo, concibo esto como una especie de comunidad incendiaria; es decir, es como los leños en una chimenea. Tomas esos leños en llamas y los separas – los pones aparte – y pronto se apagarán. Pero a medida que se juntan, se refuerzan mutuamente y tú tienes un fuego ardiente, brillante y cálido. Esa es la forma en que queremos ser cuando nos reunimos para alentarnos mutuamente y estimularnos unos a otros en nuestro discipulado para el Señor.

Nuestra primera sección es una introducción a la doctrina cristiana. Como digo, la clase de Defensores va a ser un estudio de la doctrina cristiana. Tocaremos los temas principales de la doctrina cristiana durante esta clase. Así que hablaremos, por ejemplo, al principio sobre la doctrina de la revelación – ¿cómo se revela Dios a nosotros? La referencia no se trata del libro bíblico de Apocalipsis [o “Revelation” en inglés], sino a la revelación que Dios hace de sí mismo, ya sea en la naturaleza o en Jesucristo o en las Escrituras.[1] ¿Cómo aprendemos la verdad acerca de Dios? Luego hablaremos sobre la doctrina de Dios–cómo es Dios y por qué debemos creer que Dios existe. Luego vamos a hablar sobre la doctrina de la creación–cómo se relaciona Dios con el mundo que ha creado. Nos enfocaremos luego en la doctrina de Cristo–la persona de Cristo como también la obra de Cristo. Hablaremos de la doctrina del hombre–hombre como creado a la imagen de Dios así como del hombre caído, en la necesidad de la salvación y del perdón de Dios. Hablaremos de la doctrina de la justificación, incluida la doctrina del pecado y la doctrina de la salvación. Hablaremos sobre la doctrina de la iglesia. ¿Cuál es la iglesia que Dios está estableciendo aquí en la Tierra? Por último, hablaremos sobre la doctrina de las últimas cosas que será el final de la historia humana y el estado eterno.

Esos serán los temas generales que estudiaremos en este curso. Iremos tan rápido como lo permita la discusión. No tenemos una agenda en el sentido de una tabla de tiempo para pasar. Entonces habrá tiempo suficiente para preguntas y discusión. Cada clase se basará en la semana anterior. Vamos a cubrir acumulativa y lentamente estos temas.

Mi inspiración para la forma en que trabajo es lo que Jan y yo llamamos el método de la tortuga, por la famosa historia de la tortuga y la liebre. Recordarán que la liebre comenzó en un instante, pero luego se cansó y descansó, mientras que la tortuga, lenta e implacable, gana eventualmente la carrera. Es el método tortuga que seguimos en esta clase. Iremos tan rápido como lo permitan sus preguntas y discusiones.

Comenzamos entonces haciendo la pregunta: ¿entonces qué es la doctrina cristiana? Estoy seguro de que muchos de ustedes no tienen ni idea de lo que estamos hablando. Cuando fui por primera vez al Wheaton College tuve que tomar una introducción a la doctrina cristiana y, literalmente, no sabía de qué se trataba la clase. Había sido cristiano durante dos años, pero en nuestra iglesia nunca hablábamos de doctrina, así que no tenía idea de lo que incluso se discutía en este curso.

Creo que la doctrina cristiana puede definirse muy bien como lo sugiere el famoso historiador de la iglesia Jaroslav Pelikan en su libro The Christian Tradition [La tradición cristiana], el cual es una historia de la doctrina cristiana. El profesor Pelikan define la doctrina cristiana como lo que la iglesia cree y enseña. La doctrina cristiana es simplemente lo que la iglesia cristiana cree y enseña. Es posible que tenga algunas reservas sobre esa definición. Podrías decir: "¿No es la doctrina cristiana lo que la Biblia enseña y lo que debemos creer?" Creo que la doctrina cristiana a menudo implica una reflexión humana sobre los datos de la Escritura, de modo que la doctrina en realidad no está completa hasta que hayamos reflexionado sobre los datos brutos de la Escritura e intentemos analizarla sistemáticamente y ponerla en forma doctrinal.

Entonces, por ejemplo, las doctrinas, como la Trinidad y las dos naturalezas de Cristo, no se enseñan explícitamente en la Escritura, sino que son el resultado de la reflexión de la iglesia sobre los datos brutos de la Escritura y un intento de sistematizarlos en una declaración coherente de lo que, como cristianos, creemos. Creo que la necesidad en muchos casos de tener una reflexión racional sobre los datos de la Biblia indica que la doctrina es más que simplemente lo que dice la Biblia; es lo que la iglesia cree y enseña a medida que se refleja en los datos que están en las Escrituras.

Además, creo que la definición de Pelikan es mejor porque la iglesia es una institución muy amplia que a menudo tiene diferentes interpretaciones de lo que la Biblia enseña. Como veremos en esta clase, muy a menudo católicos, ortodoxos y protestantes de todo tipo difieren doctrinalmente en la forma en que leen la Biblia.[2] Existe, por lo tanto, tanto la verdadera doctrina como la falsa doctrina. Eso no tendría sentido si sólo dices que la doctrina es lo que la Biblia enseña. La doctrina es una reflexión y sistematización de lo que la Biblia enseña y, por lo tanto, puede ser diferente para diferentes denominaciones y personas. Creo que algunas doctrinas pueden ser falsas y otras doctrinas serán verdaderas.

Entonces yo diría que la definición de Pelikan es buena. Cuando estudiamos la doctrina cristiana, estamos estudiando lo que la iglesia cree y enseña en toda su diversidad. Luego intentaremos discernir qué es la verdadera doctrina–cuál es la verdad acerca de Dios o el tema que estamos debatiendo.

Podemos preguntar de esta manera nuestra siguiente pregunta: ¿por qué estudiar la doctrina después de todo? ¿Por qué no simplemente contentarse con disfrutar la vida cristiana e ir por la vida asistiendo a la iglesia, yendo a reuniones de oración, haciendo evangelismo y todos los demás aspectos prácticos de la fe cristiana? ¿Por qué deberíamos estudiar doctrina? Puedo pensar en por lo menos cuatro razones por las que creo que es importante estudiar doctrina:

1. Cada cristiano es un teólogo. No son sólo los profesores de teología o aquellos que han estudiado académicamente en el seminario que hacen teología. Cada cristiano es un teólogo. En virtud del hecho de que eres cristiano, estás comprometido con ciertas creencias sobre la realidad–una determinada cosmovisión de que Dios existe, que Dios es tres personas, que Cristo es a la vez humano y divino, que Dios ha creado el mundo, que estamos moralmente caídos ante Dios y en necesidad de su perdón y purificación. Todas estas son doctrinas cristianas, o asuntos o temas de las doctrinas cristianas. Por lo tanto, la pregunta no es si vas a ser un teólogo o no; la pregunta es si vas a ser un mal teólogo o un buen teólogo. Sólo por ser cristiano, por ende, estás comprometido a ser un teólogo.

Observemos lo que Pablo dice sobre esto en Efesios 4:13-15. Aquí Pablo habla sobre los dones que Dios le ha dado a la iglesia. Él dice,

Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error.

 

Aquí Pablo indica que parte de la madurez espiritual cristiana es el discernimiento doctrinal para que no seamos zarandeados por cada nuevo viento de doctrina que se presente. Tendremos una comprensión de lo que es verdadero y lo que es falso y, por lo tanto, podremos discernir doctrinalmente.

O veamos la carta de Pablo a los Gálatas, Gálatas 1:6-9. Aquí Pablo está tan enojado con estos falsos apóstoles que han venido a las iglesias en Galacia y están enseñando falsa doctrina. Él dice,

Me maravillo de que tan pronto hayáis abandonado al que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente; que en realidad no es otro evangelio, sólo que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Pero si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema. Como hemos dicho antes, también repito ahora: Si alguno os anuncia un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema.

 

¡Aquí Pablo está diciendo literalmente que estos proveedores de falsa doctrina a las iglesias de Galacia deberían irse al infierno![3] Él dice que se les deje ir al infierno a esos proveedores de falsas doctrinas. Así de fuerte él se siente acerca de la importancia de tener la enseñanza correcta sobre Cristo y sobre el Evangelio de la gracia que predicaba.

Finalmente, miremos su carta a Tito, Tito 1:9. El contexto aquí es la lista de Pablo de las cualidades para ser un anciano en la iglesia. De las diversas cualidades que enumera para ser un anciano, dice en el versículo 9, “Reteniendo la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que sea capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen”. No sé ustedes, pero incluso si no son ancianos en la iglesia (si nunca han tenido la oportunidad de ser un anciano) seguramente todos querríamos tener este tipo de madurez cristiana y cualidades de carácter que nos califiquen como un anciano. Nunca he sido un anciano en una iglesia, pero quiero cumplir lo mejor que pueda con esta lista de cualidades para ser un cristiano maduro. Parte de esas cualidades son para poder dar instrucción en sana doctrina, y luego también para refutar a aquellos que la contradicen.

Repito: cada cristiano es un teólogo y pertenece a la madurez cristiana tener una comprensión correcta de la doctrina correcta y discernir doctrinalmente cuando la gente viene a uno trayendo una falsa doctrina.

2. Vivir correctamente presupone pensar correctamente sobre Dios. Observemos el patrón en las epístolas de Pablo. En sus cartas, típicamente, la primera mitad más o menos de la carta estará dedicada a la enseñanza doctrinal. Luego, en la segunda mitad de la carta, cambiará a la aplicación práctica y a su aplicación cotidiana de las enseñanzas que él está dando. Observe, por ejemplo, en su carta a los Efesios. En Efesios 1-3, él da instrucciones sobre la doctrina cristiana. Luego, comenzando con Efesios 4:1, uno puede ver la transición: “Yo, pues, prisionero del Señor, os ruego que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados”. El "pues" indica la transición entre estas verdades doctrinales–si estas son verdaderas, pues, ahora vive una vida digna de este llamado que uno tiene. Mire también en Filipenses el mismo patrón. En Filipenses 1-3 tenemos su enseñanza doctrinal. Luego, comenzando en el capítulo 4, dice: “Así que, hermanos míos, amados y añorados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor, amados”. Luego comienza a dar una aplicación práctica.

Entonces, si queremos vivir correctamente para Cristo como sus discípulos, primero debemos pensar correctamente acerca de Cristo. Si nuestro pensamiento es sesgado y fuera de base, va a afectar nuestra vida y nuestro discipulado cristiano.

3. El estudio de la doctrina es una expresión de amar a Dios con toda nuestra mente. Mateo 22:37-38. Jesús, cuando se le preguntó cuál es el mayor mandamiento, dijo: “Y Él le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.  Este es el grande y el primer mandamiento”. Entonces debemos amar a Dios con todo nuestro ser–todos los aspectos de nuestra personalidad.[4] Eso incluye amar a Dios con tu mente. Yo diría que una de las mejores formas en que podemos cumplir este mandato de amar a Dios con nuestra mente es estudiando su verdad. Reflexionando sobre su verdad. Conociendo su verdad con exactitud. Explorando su verdad. Esta es una forma de expresar nuestro amor hacia el Señor porque amamos su verdad y queremos estudiarla.

4. Cristo no puede separarse de las verdades acerca de Cristo. Miremos 2 Juan 9-10. Aquí, Juan está advirtiendo acerca de las personas que afirman ser cristianas – afirmando seguir a Jesús – pero que están enseñando falsa doctrina. En el versículo 9 dice,

Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios.

[Eso es realmente interesante. Observe que él no dice que todo el que se desvía y no permanece en Cristo. Él no dice eso. Él dice que alguien que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios.]

El que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo. Si alguno viene a vosotros y no trae esta enseñanza, no lo recibáis en casa, ni lo saludéis.

Lo que Juan nos está diciendo es que no es suficiente decir: "Amo a Jesús, y sigo a Jesús, y tengo sentimientos cálidos y confusos acerca de Jesús". Si no estás permaneciendo en la doctrina de Cristo, él dice que no tienes a Cristo. No puedes separar a Cristo de las verdades acerca de Cristo. Estos van mano a mano. Entonces necesitamos una combinación de sabiduría doctrinal junto con un entusiasmo lleno del Espíritu para Cristo. La doctrina sin el Espíritu Santo conduce al legalismo. La letra muerta. Pero el Espíritu Santo sin doctrina conduce al fanatismo. Uno no tiene control sobre esa experiencia subjetiva. Uno necesita la combinación de buena doctrina con una experiencia cristiana llena del Espíritu. Por lo tanto, no podemos separar a Cristo y las verdades acerca de Cristo. Una relación viviente vibrante con Cristo en el poder del Espíritu Santo debe ser una que involucre una apreciación por la doctrina cristiana.

Por todas estas razones, creo que el estudio de la doctrina cristiana es una parte integral del discipulado cristiano y de convertirse en un cristiano maduro. Cada cristiano es un teólogo, vivir correctamente presupone pensar correctamente sobre Dios, el estudio de la doctrina es una forma en que expresamos nuestro amor por Dios con nuestra mente y Cristo no puede separarse de las verdades acerca de Cristo.

COMIENZO DE LA DISCUSIÓN

Alumno: Mientras usted pasaba por el tema de la doctrina, mi pregunta era, ¿ve usted las diferencias en la doctrina como el principio de los pensamientos denominacionales para que los desacuerdos sobre la doctrina en realidad hayan generado muchas denominaciones? ¿Y cuáles son sus pensamientos sobre su punto 4: no podemos separar a Cristo de la verdad acerca de Cristo? Acerca de las divisiones presbiterianas recientes y cosas de esa naturaleza.

Dr. Craig: Creo que las diferencias denominacionales tienden a enraizarse principalmente en la doctrina. Difieren en lo que creen que es la enseñanza cristiana. Hay algunas denominaciones que están muy juntas (son casi indistinguibles doctrinalmente), pero tal vez habrá diferentes estilos de adoración, o tal vez incluso diferencias raciales o étnicas que podrían causar diferentes denominaciones. Pero creo que, en su mayor parte, las principales fallas en la iglesia cristiana de hoy se trazarían sobre las líneas doctrinales.

La segunda parte de la pregunta era…

Alumno: Número 4. Cuando usted habló de que Cristo no se puede separar de las verdades acerca de Cristo. Usted ve algunas de estas divisiones denominacionales, como la iglesia presbiteriana, donde una parte de la denominación parece irse del punto 4.[5]

Dr. Craig: Hay un gran cambio demográfico en los Estados Unidos desde la década de 1950. Las antiguas denominaciones principales–Metodistas Unidos, Congregacionalistas, Presbiterianos, Episcopales–solían ser los pesos pesados culturales en la sociedad estadounidense. Esas denominaciones, en muchos casos, se han desviado de la fidelidad a la ortodoxia bíblica, y ahora están en caída libre. Sus seminarios se están cerrando, su asistencia está disminuyendo, mientras que las denominaciones que no pertenecían a este grupo principal, pero que han permanecido bíblicamente ortodoxas, tienden a ser las que todavía están creciendo o defendiéndose. Creo que hay un gran cambio demográfico en este país en ese sentido.

Solo quiero decir una cosa más para que no me malinterpreten. No pretendo sugerir que cada doctrina es una doctrina cardinal. Es decir, si uno está en desacuerdo doctrinalmente, entonces esa persona es un hereje. Hay puntos finos de la doctrina que casi pueden ser como una división de cabello y que realmente no importan. Realmente hay muy pocas doctrinas que diríamos que son doctrinas cardinales. Es decir, doctrinas que son esenciales para la salvación. Ciertamente, la existencia de Dios sería tal doctrina, ¿no es así? No podríamos, por ninguna imaginación concebible, ser cristiano si no creemos que Dios existe. O que Jesucristo resucitó de entre los muertos y murió por nuestros pecados. Esos parecen ser doctrinas cardinales. Pero en muchos otros casos, las diferencias doctrinales entre los cristianos serán leves. Creo que todavía hay algo de verdad en esto–hay una verdad y una falsedad sobre esto. No es como si todo fuera correcto. Sin embargo, no muchas de las consecuencias dependerán de algunas de estas doctrinas.

Con eso estamos se nos acabó el tiempo. La próxima semana quiero compartir algo sobre por qué deberíamos estudiar la apologética así como la doctrina, porque en el curso de este plan de estudios ocasionalmente tomaremos excursiones, o viajes secundarios, donde exploraremos por qué uno debería creer que estas doctrinas son verdaderas. Eso nos llevará a la apologética cristiana. La próxima semana quiero decir algunas palabras sobre por qué el estudio de la apologética y la doctrina también es importante para la madurez cristiana.[6]

 

[1] 5:03

[2] 10:06

[3] 15:09

[4] 20:05

[5] 25:08

[6] Tiempo total de reproducción: 28:00 (Copyright © 2014 William Lane Craig)

Traducido por Allan Sánchez

Revisado y editado por el equipo de traducción de Reasonable Faith